Sign painters, un libro homenaje a los pintores de rótulos.

Ultimamente estamos subiendo pequeñas recomendaciones de libros de ilustración y diseño al stories de instagram de Chiribiri.

La primera fue sobre un libro ilustrado bastante antiguo llamado “Vivir otra vez” (Jacques Massacrier, Editorial Alta Fulla, 1981) y la segunda sobre un hit de la artista Amaia Arrazola titulado “Wabi Sabi” (Grupo Planeta, 2018)

Hoy vamos a hablar de “Sign Painters” (Princeton Architectural Press, 2012) que nació como libro y posteriormente se convirtió en un maravilloso documental recomendadísimo cuyo  trailer en español puedes ver aquí.

Hasta los años 80 en EEUU los murales, letreros, carteles y todo tipo de publicidad estaban hechos a mano con pincel y pintura.

Como tantos oficios, el de rotulador tradicional fue devorado por la industria, siempre más rápida y barata, especialmente con la aparición de las máquinas troqueladoras de vinilo.

Este libro es un  proyecto de Faythe Levine & Sam Macon que documenta y homenajea a los grandes rotulistas tradicionales de Estados Unidos.

Tanto el libro como el documental, muestran a pintores de todas las edades, desde la nueva vanguardia que trabaja individualmente como Stephen Powers, a grupos como New Bohemia Signs de San Francisco o  Sky High Murals de Nueva York.

Esta joya en papel es muy útil, además de por su contenido visual y sus maravillosas fotografías, para conocer los grandes nombres de estos pintores y pintoras, y posteriormente investigar un poco más sobre sus trabajos.

Profundizando un poco más hemos llegado hasta Caitlyn Galloway, una artista de las letras y pintora de carteles de San Francisco que lleva desde el año 2007 dedicandose a este oficio paralelamente a su trabajo como campesina urbana. El contacto con las frutas, verduras y flores puede verse reflejado en la sutileza de sus obras con letras. Puedes seguir sus creaciones más recientes aquí.

Despedimos la recomendación de este libro con una imagen símbolica y local: uno de los pocos rótulos pintados a mano que sobreviven en el centro de Murcia. Esta maravillosa pieza de la droguería San Julían fue creada en 1939, restaurada y cortada en dos en el año 2002. Desconocemos el nombre de su autor/a. ¡Feliz semana!

 

Compartir:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *