¿Para qué sirve esta web?

Quiero empezar estas líneas agradeciendo a Chiribiri que me hayan permitido estrenar su nuevo blog. Durante las últimas semanas desde la agencia de diseño bootik hemos estado trabajando en desarrollar esta página web, y durante ese proceso han surgido conversaciones sobre la funcionalidad que cumple un sitio web en nuestro tiempo actual. No es una conversación que me pille por sorpresa, por lo pensé que era un buen tema sobre el que hablar. Que está discusión se plantee, es en parte muy lógico: Internet evoluciona muy rápido.

Las páginas web existen desde la prehistoria de Internet. Han evolucionado sus versiones de HTML, sobrevivido a las era de los .com inflacionados y se están adaptando a los nuevos requisitos de los consumidores con sus maquetaciones responsive orientadas, sobretodo, a dispositivos móviles. Pero independientemente de la estética, un elemento de diseño depende exclusivamente de su uso final y una página web no iba a ser menos.

A la hora de confeccionar una estrategía de comunicación para marcas, tras entrevistarte con el cliente, escuchar y detectar sus necesidades, darle a conocer otras las cuales no sabe que tiene, elegir qué canales son los más apropiados para sus objetivos, recurrentemente, y más en los últimos tiempos, a uno le suelen plantear la cuestión: pero una página web, ¿para qué sirve?

En el último lustro las redes sociales han ganado un peso y notoriedad en los procesos de interacción, e incluso compra, que han entrado en un terreno que tradicionalmente era propiedad de las web. Esto ha supuesto que páginas webs, (no nos olvidemos que junto a los emails, el elemento de Internet más longevo) estén sufriendo un proceso de adaptación y reubicación. ¿Morir? No lo creo. Nos gusta matar y consumir demasiado pronto, el futuro web es bueno.

Más que de muerte, hablemos de adaptación. Una página web es cada vez más es una plataforma de almacenamiento y consulta de información relevante, que merece ser recordada, ya sea por su intéres, o notoriedad. El proyecto que necesitas debe, por tanto, funcionar a modo de “memoria” de tu empresa, además de mostrar otros aspectos fundamentales que deben ser conocidos.

Desde bootik tenemos un carácter holístico a la hora de crear proyectos y creemos que nuestros productos finales deben mantener un equilibrio entre innovación, personalidad y procedimientos que son más propios de artesanos. Los aspectos fundamentales desde los que abordamos un proyecto son Diseño de Interfaz de Usuario, Usabilidad, Marketing, Seguridad y SEO – Optimización de tiempos de carga. Cada uno de estos aspectos es clave para encontrar un equilibrio que haga de nuestro proyecto un ecosistema atractivo y memorable.

Pero bien, centremos el tipo, ¿para qué sirve una web? Así lo veo yo y estas son algunas claves sobre por qué tener página web es importante:

Orden y Accesibilidad

En una web tipo Portfolio (como esta en la que estás ahora) donde el núcleo del proyecto son los trabajos realizados por una ilustradora, nos sirve para mostrar nuestro trabajo de manera ordenada y en un documento digital de nuestra propiedad. No nos olvidemos que plataforma como Behance, el perfil que creas no es tuyo, es una cesión que te hace la empresa para que muestres tu portafolio dentro de una comunidad activa, pero no eres el propietario. Una web, en cambio si es tuya, y eso te aporta un toque de prestigio y calidad, además de control sobre la propiedad intelectual.

¡Hola, soy tu memoria!

Nos permite guardar los eventos asociados a nuestra marca que merecen ser recordados. El contenido en redes sociales aporta interacción y visibilidad, pero por contra, es efímero. Nuestros mensajes se pierden entre tantos otros lanzados por diferentes usuarios y nuestra capacidad de perdurar no es demasiado larga. Un contenido web tiene mayor atemporalidad, y un usuario cualquiera que entre en nuestro sitio web puede consultar todo lo que hemos realizado en los últimos meses que merece la pena.

Lugar de destino preferente

Si has diseñado una estrategía de email marketing lo ideal es que lances a tu usuario hacia un sitio donde puedas “convertirlo” ya sea en un lead o en un cliente final (lo ideal, claro). Una web te ofrece la capacidad con la creación de landing pages, o derivándolos a la propia página web en si.

SEO

Y al principio Internet creó a Google y a los trolls, y los trolls quisieron dominar Google. Esto es el Génesis del mundo digital. Querer aparecer en primeros puestos en el buscador rey es lo ansiado por todos, y claro, a Google no le gusta que le trolleen el ránking de resultados. Prefieren hablar de que todo es orgánico y que influir en el ránking de resultados no es posible o es, cuanto menos, inapropiado. Pero esto no es del todo cierto y a través de diferentes técnicas ON PAGE y OFF PAGE se pueden conseguir objetivos. Esta peculiaridad, la atracción del tráfico de consultas derivadas de los motores de búsqueda es uno de los elementos diferenciadores  que te aporta una página web sobre otras plataformas de difusión de tu marca y contenido.

Muéstrate como eres

Mostrar el contenido que te define, de manera ordenada, directa y limpia. No tienes mucho tiempo para seducir a tu potencial cliente, y una web bien hecha, bien pensada, te permite que tu impacto sea más eficiente. Además, podrás mostrar toda tu información corporativa, copys adecuados a tu empresa, acciones en las que estás involucrado e informaciones de consulta externa (como PDFS, por ejemplo) de manera organizativa más fácil.

A modo de centralita

Desde tu web puedes enlazar hacia el resto de tus canales digitales (Facebook, Instagram, YouTube, Twitter, etc…) Es una tarjeta de visita digital que además permite formas de contacto directa con la empresa a modo de formularios y ubicaciones rápidas con Mapas Interactivos. Si usamos los de la Plataforma Google Maps preferentemente enlazados a nuestra cuenta de Google Business.

Vender y Cobrar

Obviamente cada vez más plataformas permiten esto. Pero con la implantación de WordPress como standard la creación de una web que puede evolucionar a ecommerce permite una mutación muy sencilla en términos de transformación del sitio web, y por tanto, más económica.

Además, implica, tener mayor control sobre tu oferta de producto.

Una vez que entendamos para que sirve una página web, cuales son sus puntos fuertes y como puede apoyarnos dentro de nuestra estrategía de branding, sabremos como adaptarla mejor a nuestras necesidades. Sacarle el máximo partido y hacer de ella una inversión eficiente. No todos los proyectos necesitan una página web, eso es cierto, pero a poco que nuestras necesidades de comunicación crezcan o precisemos de notoriedad de marca, tendremos que desarrollar una página web para cumplir nuestros objetivos.

Compartir:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *