Los sellos: un recurso muy práctico.

Los sellos son un recurso cuyo empleo se viene dando desde hace siglos para marcar a mano documentos.

Además de para timbrar folios, los puedes utilizar para crear etiquetas de producto, marcar cajas para envíos, hacerte unas pegatinas usando papel adhesivo, estampar sobre bolsas de papel o tela e incluso crear tus propias tarjetas de contacto sin necesidad de imprimir.

En cierta manera son un recurso sostenible ya que puedes reutilizar papel usando retales y hacer copias ahorrando en impresión.

Existen tampones de tinta de muchos tipos pero destacan el de tinta textil así como los tampones de tinta para papel de base al agua o al aceite. Elegiremos un tipo u otro dependiendo de la superficie que queramos estampar.
Tradicionalmente se usaban en los cuatro colores de tinta más típicos pero hoy en día se pueden encontrar en muchísimas tonalidades e incluso en oro o plata. Cuando los estamos usando si queremos cambiar de color sólo hay que usarlo sobre un folio usado en repetidas ocasiones hasta que desaparezca cualquier rastro de color.

El cuidado de los sellos es muy rudimentario: basta guardarlos en una caja donde no les de la luz ni el calor. Para limpiar los restos de tinta usaremos simplemente agua tibia pero si utilizamos los tampones adecuados requieren muy poca limpieza y su vida es prácticamente infinita.

La utilidad de tener un sello con tu logo o firma para estampar a mano puede ser variable dependiendo del partido que seas capaz de sacarle tú, lo que no se cuestiona es que es un capricho genial para los amantes de la papelería y que aportan identidad.
En Chiribiri, siempre que un cliente nos encarga diseñar su imagen o papelería, le recordamos esta posibilidad.

Compartir:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *